• Mezquita Español
  • Mezquita Inglés
  • Mezquita Francés

Historia de Alcázar de los Reyes Cristianos

Alcázar de los Reyes Cristianos - C/Caballerizas Reales 14009 Córdoba

JARDINES .- La primitiva Huerta del Alcázar, ha dado lugar a los extraordinarios cincuenta y cinco mil m2 aproximados de los jardines actuales. Estaba limitada al Noroeste por el Arroyo del Moro, al Sur por las murallas del alcázar, fronteras al Guadalquivir, las Caballerizas Reales al Norte y el propio Alcázar. Especies de las más variadas plantas autóctonas, siempre dentro de las características del jardín de tradición árabe: palmeras, cipreses, naranjos y limoneros se alternan con fuentes y estanques creando un espacio único y representativo de la cultura cordobesa. Abd al-Rahman II, trajo a la ciudad a través de un acueducto, las aguas de importantes veneros de a Sierra Morena como las del 'Caño de Escarabitas' y 'Bejarano' que suministraron torrentes a los jardines, fuentes, estanques, dependencias palaciegas del alcázar y a las importantes caballerizas, que desde época musulmana, siempre estuvieron anexas a este castillo-palacio. Caudal que se aumentaba con las que remontaban los cangilones de la noria de la Albolafia desde el Guadalquivir. Los grandes estanques de la planta superior se hicieron en el siglo XIX.

COLECCIONES ARTÍSTICAS .- En el Alcázar se exhiben piezas artísticas procedentes de hallazgos arqueológicos aparecidos en el subsuelo cordobés. Destaca el extraordinario sarcófago romano, obra del siglo III d.C. El motivo principal es la puerta de Hades o del más allá que aparece entreabierta. Obra de superior calidad y gran belleza que denota la calidad artística de su autor, extraordinario escultor y retratista del arte pagano. Apareció en la Huerta de San Rafael del Brillante de Córdoba en 1958. También de la época del esplendor romano es la colección de mosaicos que decoran los muros de la antigua capilla de la Inquisición realizada en el siglo XVIII y, que en la actualidad, ha tomado el nombre de Salón de los Mosaicos. Este conjunto de mosaicos es exponente del más puro arte musivario de los siglos II y III d.C. Fueron encontrados en el subsuelo de la plaza de la Corredera cordobesa en 1959 durante las obras del mercado de abastos. Proceden de una rica mansión romana con numerosos mosaicos de diferentes motivos figurativos y geométricos, con teselas multicolores bien talladas y con predominio de las realizadas en pasta vítrea. Entre ellos destacan Polifemo y Galatea, inspirado en la literatura helenística, El Cíclope. La Medusa motivo decorativo habitual de pinturas murales y esculturas del mundo clásico. Eros y Psique bellamente enmarcado por las cuatro estaciones. La mascara de Océano situado en la sala capitular, pero perteneciente a la misma mansión romana y el gran mosaico geométrico. También en estos muros nos encontramos un singular mosaico sobre un Actor trágico, de gran importancia por ser una de las primeras representaciones del teatro y clara alusión a la obra de Edipo. Mobiliario de época decora sus corredores: arcones y mesas de los siglos XVI y XVII y esculturas de personajes de la historia de la ciudad como Séneca y el Gran Capitán, obras del artista Mateo Inurria. En una pequeña sala contigua al Salón de Mosaicos, se expone el Coro Capitular del siglo XVII, perteneciente al antiguo Cabildo con representación de las collaciones o parroquias cordobesas, cuyos símbolos están incisos en los sillones que lo componen. Una mesa artística sobre los descubrimientos, obra actual y un bargueño del siglo XIX completan la sala de recepciones.

BAÑOS REALES .- En la planta interior, adosados al muro norte del edificio y bajo el salón llamado hoy, de Mosaicos, se encuentran las termas o salas dedicadas a los baños del rey. De tradición árabe, posiblemente fuesen contemporáneos al creador del Alcázar, Alfonso XI. Se accede por un pequeño patio, por el que se introduce a una estrecha zona de ingreso donde se situaba el vestuario o beit almusalaj. Los procesos termales tradicionales de origen romano, utilizados por los árabes, se suceden consecutivamente por las tres salas siguientes, el frigidarium o albared, estancia alargada cubierta por bóveda de cañón con tragaluces abocinados o aberturas en forma de estrellas de ocho puntas, distribuidas al tresbolillo, para iluminar y ventilar. Esta da paso a la cámara templada o Beit alguasti que corresponde al Tepidarium romano una sala central cubierta con bóveda de arista y análoga iluminación. De aquí a la zona de vapor y aguas calientes, el beit assajún o calidarium con dos baños individuales o almagtás. Los muros son de duro tapial y se conserva parte del pavimento original con grandes losas de mármoles. En zona contigua situada bajo la torre del Homenaje, junto al aljibe, estaba el horno y la gran caldera o alborma para el agua caliente que transcurría por conductos de arcilla cocida, a través del suelo y paredes hasta los baños unipersonales.

.

[<< Anterior] 1 2 3

Síguenos

Buscar en la Web

Traductor Web

Hoteles Córdoba

Destino

Fecha de Entrada
calendar
Fecha de Salida
calendar
Directorio de  Turismo en Córdoba