• Mezquita Español
  • Mezquita Inglés
  • Mezquita Francés

Gastronomía - Comer en Córdoba

El Vino en Córdoba

Bebidas

En el corazón geográfico de Andalucía, al sur de la provincia de Córdoba, las tierras de Montilla-Moriles constituyen una de las zonas vitivinícolas más importantes de España.

El prestigio de sus vinos es fruto de una larga tradición vinícola de años de crianza de las más variados caldos. Finos, amontillados, olorosos, dulces...

El vino de Montilla y Moriles es el resultado de una larga evolución, el fruto de un complejo y milenario proceso creador, la conquista final de una labor de siglos. Los mejores caldos de esta denominación proceden de las viñas asentadas en los terrenos ondulados y calizos de la sierra de Montilla y Moriles Alto, es decir, en los pagos selectos de albarizas o alberos.

Entre agosto y septiembre iniciando esta labor en España, comienza en la zona Montilla-Moriles el ancestral rito de la vendimia, las altas temperaturas de la campiña durante el verano aceleran la maduración de las uvas. A finales de Agosto, las Pedro Ximénez ya suelen estar doradas y con la piel traslúcida convertidas en perlas.

Además de la variedad Pedro Ximénez conviven también las variedades: Airen, Montepila, Baladí y Moscatel. (aunque en los últimos años se está experimentando con variedades tintas)

En el proceso antiguo y moderno de prensar las uvas. Madurada la uva, es delicadamente transportada desde las viñas a los lagares. Allí por modernos procedimientos se molturan los racimos, separándose el mosto yema resultante del que posteriormente se obtendrá de los prensados, para destinarlos a la producción de los vinos más finos.

En el método tradicional de fermentación en conos de cemento. La fermentación, transforma el mosto en vino, a través de un fenómeno químico-biológico, que es debido a la actividad de las levaduras y en la que los azúcares del mosto, se convierten en alcohol y en anhídrido carbónico, además de otras reacciones químicas y diversas actividades microorgánicas.

La fermentación se realiza en la actualidad en vasijas de acero inox. de fermentación controlada. Para que un vino de Montilla-Moriles desarrolle su crianza, necesita de varios factores: casta, es decir, origen adecuado, casa, la bodega, y una buena habitación, la bota o tonel.

El Pedro Ximénez toma su nombre de la variedad de uva que procede, caracterizándose esta variedad fundamentalmente, por su delicada piel y por su alto contenido en azúcares, que hace que en su madurez, alcance los 14º-15º . Cortadas las uvas al llegar a su estado de madurez, se tienden al sol para conseguir su pasificación. Durante varios días, una vez procesadas las uvas pasas, el resultado final es un vino de 22º beaumé y 9º de alcohol. Es un vino que por su afrutado y agradable sabor puede tomarse como postre. Disponible con crianza o sin ella.

Caza

Córdoba es tierra de caza mayor y menor. La caza mayor es muy abundante pero se ve poco en restaurantes, normalmente sale de Córdoba para otras regiones y naciones. Sin embargo se suele encontrar con bastante frecuencia en bares donde se sirve como tapa, pudiendose degustar el ciervo, el jabalí y el corzo.

Pescados

En Córdoba hay ciertas preferencias por ciertos pescados. El pez espada se prepara de formas variadas. El cazón se guisa, como en la baja Andalucía. La fritura de pescado se hace de forma excelente por la calidad del aceite. Pero lo más característico del pescado en Córdoba es adobarlo y luego freírlo. Así se prepara, por ejemplo, la japuta palometa que de por sí es de carne reseca y con el adobo se vuelve jugosa.

Gazpacho

GazpachoAndalucía no es tierra del gazpacho, sino de los gazpachos. El más moderno, el de tomate, que no se conoce hasta el siglo XIX, se ha convertido en casi el único. En Córdoba, junto a éste se puede degustar el gazpacho de almendras, que se toma con trozos de manzana y pasas. Un plato típico de Córdoba es el salmorejo que es algo así como la crema del gazpacho, sin añadirle agua. Se toma con trozos de jamón y huevo duro.

Repostería

Donde la influencia árabe está más viva es en los dulces. Los alfajores con su sabor a clavo, los pestiños llenos canela y, sobre todo, un hojaldre relleno de cabello de ángel, es decir, de cidra confitada, que se llama pastel cordobés. Algunos le ponen jamón dentro y es buena combinación de lo dulce y lo salado. Y no se puede olvidar la carne de membrillo de Puente Genil.

páginas: 1 2

Síguenos

Buscar en la Web

Traductor Web

Hoteles Córdoba

Destino

Fecha de Entrada
calendar
Fecha de Salida
calendar
Directorio de  Turismo en Córdoba